Memorias de África y Sombras en la hierba – Isak Dinesen

¡Hola a todos!

El siguiente libro que quiero mostraros de mi Biblioteca es Memorias de África y Sombras en la hierba de Isak Dinesen (Karen Blixen).

 

Sinopsis

Memorias de África y Sombras en la hierba reflejan la pasión de la autora por una tierra que se convirtió en su destino. Su experiencia personal da lugar a dos obras que son una encendida declaración de amor a unos paisajes, a unas gentes y a unas culturas situadas en el polo opuesto de lo que había sido un pasado familiar y social. Poseída por al misma pulsión de Sherezade, Isak Dinesen nos sumerge en un mundo que se prolonga a lo largo de páginas encantadas: el de su vida en África y el de la vida de los que la rodeaban. Son muchos los personajes y muchas las anécdotas que atraviesan como corrientes subterráneas este volumen. Sin embargo, el papel protagonista lo ostenta quien nunca ha dejado de tenerlo: la vida, siempre diversa, indomable, cruel y tierna.

 

Memorias de África y Sombras en la hierba - Isak Dinesen

 

Autora

Karen Christence Blixen-Finecke, nacida Karen Christentze Dinesen, más conocida por su pseudónimo literario Isak Dinesen (Rungsted, 17 de abril de 1885 – ibídem, 7 de septiembre de 1962), fue una escritora danesa.

Su padre, Wilhelm Dinesen, militar, parlamentario, se suicidó cuando ella tenía diez años, atormentado por no resistir la presión de padecer sífilis, enfermedad que en aquella época estaba estigmatizada. Su madre, Ingeborg Westenholz, quedó sola con cinco hijos a su cargo, a los que pudo mantener gracias a la ayuda familiar. Karen, como sus hermanas, se educó en prestigiosas escuelas suizas y se la educó para las clases altas.

Desde niña, Karen sintió inclinaciones artísticas, por la escritura y por la pintura. En 1907 escribió con el seudónimo de Osceola su primer cuento, titulado “Los Ermitaños”, que fue publicado en una revista danesa. Redactó otros relatos, pero al no conseguir publicarlos abandonó durante años la literatura.

Blixen se enamoró desde muy pequeña de Hans, su primo segundo; pero la obligaron a casarse con el hermano de éste el barón Bror Blixen-Finecke, con quien inició en Kenia una plantación de café llamada The Karen Coffee Company. El matrimonio fue difícil. En el primer año de vida en común su marido le contagió la temida sífilis. Este estuvo en África antes que ella y tuvo relaciones con mujeres masáis, libres, nómadas y enfermas. Él era un portador sano.​ Sin embargo la enfermedad nunca se manifestó en Karen de manera grave. Cansada de las infidelidades de su marido, se separaron tras seis años de matrimonio, quedándose ella con la plantación.

Aprendió las lenguas aborígenes, como el suajili, y se empapó de las costumbres locales. Los nativos la apodaban «la hermana leona» y se ganó el afecto de ellos por su coraje, su buena puntería y su habilidad como cazadora. Desde que llegó a África, Karen se sintió africana. Su integración en el continente fue inmediata y su identificación con los nativos instantánea. Vio en la cultura de los africanos algo muy importante para aprender y compartir. Su imaginación y dotes para la transmisión oral hicieron de África su lugar en el mundo.

En Nairobi, Blixen conoció a Denys Finch Hatton, un cazador británico afincado en Kenia. Empezaron una relación amorosa intensa, pero con muchos altibajos.

En 1931, Denys Finch Hatton se mató en su avión Gipsy Moth. Blixen siguió a cargo de la plantación hasta que la caída de los precios del café en 1931 la obligaron a venderla y regresar a Dinamarca en agosto de 1931 para vivir con su madre. Permaneció en la propiedad familiar de Rungstedlund el resto de su vida. Su madre murió en 1939 y ella heredó la granja familiar. Siempre pensó en volver a África, pero la segunda guerra mundial se lo impidió.

Su nostalgia por la tierra africana se refleja así en una carta posterior a una vecina​ de allí: “Saluda de mi parte a todos los que aún se acuerden de mí, también al paisaje que tienes alrededor, al bosque detrás de la casa donde vivían los N`derobo, y a los viejos árboles retorcidos y llenos de flores blancas de la sabana. También, si vieras a alguno de aquellos animales que en mis años aún podíamos encontrar allá arriba, y que siempre he pensado que eran los auténticos dueños de aquellas tierras”.

Si bien ya había publicado algunos trabajos, fue entonces cuando comenzó su carrera literaria bajo diversos seudónimos, el más conocido de los cuales es Isak Dinesen, con el cual publicó una serie de apuntes autobiográficos sobre su vida en África. Pero fue su libro Memorias de África (1937) el que sin duda la catapultó a la fama a nivel mundial; inspirada en el libro se filmó la película homónima, protagonizada por Meryl Streep en el papel de Karen Blixen y por Robert Redford como Dennys Finch Hatton.

Mientras estaba en Kenia, Blixen había escrito a su hermano Tomás: “He empezado a hacer lo que hacemos los hermanos y hermanas cuando no sabemos a qué más recurrir, he empezado a escribir un libro … He estado escribiendo en inglés porque pensé que sería más rentable “. Al regresar a Dinamarca, continuó escribiendo con seriedad. Aunque su primer libro, Siete cuentos góticos, se completó en 1933, tuvo dificultades para encontrar una editorial y utilizó los contactos de su hermano con Dorothy Canfield para ayudar a encontrar una editorial para su obra. Fue publicado en los Estados Unidos en 1934 bajo el seudónimo Isak Dinesen, aunque el editor se negó a dar un avance a Blixen y había desalentado el uso de un seudónimo. Cuando se eligió una selección del Club Book-of-the-Month, las ventas se dispararon. ​Este primer libro, muy enigmático y más metafórico que gótico, le ganó amplio reconocimiento en los Estados Unidos, y la publicación del libro en Gran Bretaña y Dinamarca lo siguió, aunque con dificultad. Incapaz de encontrar a un traductor con el que ella estuviera satisfecha, Blixen preparó las versiones danesas por sí misma, aunque no sean traducciones, sino versiones cercanas de las historias con diversos detalles diferentes. La explicación de Blixen para la diferencia fue que ella, “… quería que fuera publicada en danés como un libro danés original, y no en ninguna traducción”. Los críticos daneses se entusiasmaron con el libro y se molestaron, según Blixen, porque había sido publicado primero en el extranjero. Blixen nunca más publicó un libro en inglés primero. O sus libros fueron lanzados primero en danés, o simultáneamente en danés e inglés.

Su segundo libro, ahora el más conocido de sus trabajos, Memorias de África, fue publicado en 1937​ y su éxito consolidó su reputación como autora. Después de haber aprendido de su experiencia anterior, Blixen publicó el libro primero en Dinamarca e Inglaterra y luego en los Estados Unidos. Le fue concedido el Tagea Brandt Rejselegat (un premio danés para mujeres en las artes o la vida académica) en 1939. La obra despertó el interés de los críticos que no se ocuparon solamente de la valoración literaria del libro sino también en definir las propias intenciones y moralidad de Blixen. La crítica poscolonial la ha vinculado con escritores británicos contemporáneos y en algunos casos la ha marcado entre los aristócratas europeos blancos que estaban moralmente en quiebra. Los estudiosos daneses no suelen hacer juicios sobre su moral, quizás comprendiendo que, si bien los elementos del racismo y los prejuicios coloniales, dados el contexto y la época, son inherentes al trabajo, su posición como forastera, danesa y mujer es más compleja. Algunos críticos, entre ellos Carolyn Martin Shaw y Raoul Granqvist, la han considerado racista y supremacista, mientras que otros críticos como Abdul R. JanMohamed reconocieron tanto sus actitudes coloniales románticas como su comprensión de los problemas coloniales, así como su preocupación y respeto por los nacionalistas africanos.

Cinco años después de la publicación de Out of Africa, Blixen publicó una colección de cuentos cortos llamados Winter’s Tales (1942, Cuentos de invierno), que le consagraron definitivamente la fama.​ A partir de sus anteriores obras góticas, las historias reflejan la dureza de los tiempos, la actitud ante la vida teñida de valor y orgullo, y la esperanza hacia el futuro. Las historias no reflejan la resistencia, sino la resiliencia, y exploran la interdependencia de los opuestos. Examinó la vergüenza contra el orgullo en “La heroína“, la cobardía y el coraje en “Las Perlas“, las relaciones amo y sirviente en “Los esclavistas invencibles“, y la vida frente a la muerte, así como la libertad frente a la prisión en “Pedro y Rosa“. En “Sorrow-acre“, la historia más conocida de la colección, Blixen exploró la victimización y la opresión. Debido a la guerra, tuvo que ser creativa para publicar el manuscrito, viajar a Estocolmo y reunirse con empleados de las embajadas estadounidenses y británica. Los estadounidenses no podían enviar objetos personales, pero la embajada británica accedió, enviando el documento a su editor en Estados Unidos. Blixen no recibió más comunicación sobre los Cuentos de Invierno hasta que la guerra terminó cuando recibió correspondencia elogiando las historias de las tropas estadounidenses que las habían leído en las Ediciones de las Fuerzas Armadas durante el conflicto.

Después Blixen trabajó en una novela que llamó Albondocani durante muchos años, con la esperanza de producir un volumen en el estilo de Les Hommes de Bonne Volunté de Jules Romains, con historias entrelazadas a través de varios volúmenes. El personaje principal era el califa Harun al-Rashid, protagonista de las Las mil y una noches. En realidad, trabajaba simultáneamente en varias colecciones a la vez, clasificándolas según el tema, si pensaba que eran comercializables, escritas principalmente para ganar dinero, o literarias. Casi todos los cuentos de Blixen de los años 40 y de los años 50 siguen un estilo tradicional de la narración, tejiendo temas góticos tales como el incesto y asesinato con el mito y el embrujo como medio de explorar identidad, moralidad y filosofía. La mayoría tienen lugar en el contexto del siglo XIX o en períodos anteriores. En cuanto a su estilo deliberadamente anticuado, Blixen mencionó en varias entrevistas que quería expresar un espíritu que ya no existía en los tiempos modernos, que prefería ser más que simplemente hacer. Sus narraciones se ciernen entre la ilusión y el romanticismo, con un conocimiento agudo de los gustos preferidos de su audiencia. Blixen elaboró sus cuentos ingleses de una manera más directa y sus cuentos daneses en un estilo de escritura del siglo XIX que ella creía que les gustaría más. Las obras escritas en este período no fueron publicadas hasta casi una década después de que fueron escritas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Dinamarca fue ocupada por los alemanes, Blixen comenzó su única novela completa, la historia introspectiva The Angelic Avengers, bajo otro seudónimo, Pierre Andrezel. Aunque escrita en danés, afirmó que era una traducción de una obra francesa escrita en el período de entreguerras y que se negaba a ser su autor. El libro fue publicado en 1944 y nominado para una tercera selección del Club del Libro-del-Mes. Blixen inicialmente no quería que el libro fuera nominado, pero finalmente aceptó la distinción. Los horrores experimentados por las jóvenes heroínas fueron interpretados como una alegoría del nazismo, aunque Blixen también negó esa interpretación, alegando en cambio que era sólo una distracción para escapar de la sensación de estar aprisionada por la guerra. En 1956, en una entrevista para The Paris Review, finalmente reconoció que era la autora, diciendo que era su “hijo ilegítimo”. Dorothy Canfield describió The Angelic Avengers en su revista Book-of-the-Month News, como “de calidad literaria superlativamente fina, escrita con la distinción en un estilo exquisito”.

En 1955 sufre dos operaciones, de estómago y de la espina dorsal, y su salud queda quebrantada; no pesando más de 35 kilos hasta su muerte en 1962.

En 1957 se publicó una colección de relatos, Last Tales, seguida del año siguiente por la colección Anecdotes of Destiny. Últimos cuentos incluyeron siete historias que Blixen tenía la intención de que formaran parte de Albondocani. También incluía secciones llamadas New Gothic Tales y New Winter Tales. El concepto de Blixen del arte del cuento está quizás más directamente expresado en las historias de “The Blank Page” y “The Cardinal’s First Tale” de su quinto libro, Last Tales. Estos cuentos ilustran su uso de insinuaciones, que Blixen empleó para obligar al lector a participar en la creación de la historia. Aunque utilizó técnicas de narradores orales, Blixen entrelazó referencias oscuras con observaciones explícitas. Su escritura no era sólo un relato de cuentos, sino una compleja capa de pistas y dobles sentidos que obligaba al lector a deducir su intención y sacar conclusiones.

El escritor y académico Javier Marias dice de sus cuentos: “en medio de ese relato del siglo XX (del que alguien como Carver no es sino culminación o depuración, en él no hay nada de precursor), en medio de ese relato contagiado de novela y convertido en poco menos que prolongación o estrambote o incluso ensayo de ésta, los cuentos de Isak Dinesen, aparecidos entre 1934 (Seven Gothic Tales) y 1963 (el ya póstumo Ehrengard, al que luego se añadieron los volúmenes Carnival, Daguerreotypes y On Modern Marriage, los dos últimos sólo de ensayos), resultan de una asombrosa originalidad no sólo porque son deliberadamente “contables”, repetibles, transmisibles, sino porque intentan mantenerse en la tradición inmemorial del cuento anterior a esa contaminación, la de Las mil y una noches, por continuar con su preferencia.”

Blixen planeó que Anecdotes of Destiny fuera la parte final de la colección Last Tales en 1953, pero cuando preparó todas las historias, decidió lanzar Anecdotes como un volumen aparte. El cuento más famoso de Anecdotes es “El Festín de Babette“, sobre una cocinera que gasta todo el premio de la lotería de 10.000 francos para preparar una comida final, gastronómica y espectacular. La historia evalúa las relaciones y examina si la austera pero caritativa vida dirigida por las hermanas, en la adhesión a un ideal, es menos fiel a la fe que el regalo apasionado del corazón de su ama de llaves. La historia fue reproducida en una película dirigida y escrita por Gabriel Axel en 1987, ganando el Óscar a la Mejor Película Extranjera de 1988.

En 1959, Blixen hizo su único viaje a los Estados Unidos. Fue un viaje prolongado que abarcó de enero a abril y mientras que el propósito de su viaje era terminar una serie de películas educativas y de discusiones para la fundación de Ford y la Enciclopedia Británica, Blixen intentó gozar de ella. Protagonizó un artículo de la revista Life en la edición del 19 de enero de 1959 y asistió a dos estrenos de Broadway. Blixen fue invitado a cenar con celebridades como Babe Paley y Gloria Vanderbilt. Fue fotografiada por Richard Avedon y Cecil Beaton. Fue invitada de John Steinbeck, que organizó un cóctel en su honor; Y visitada por Maria Callas, la Premio Nobel Pearl S. Buck y los poetas E. M. Cummings y Marianne Moore. Cuando Blixen expresó su deseo de conocer a Marilyn Monroe, la autora Carson McCullers organizó una reunión con Monroe y su marido el dramaturgo, Arthur Miller.

Al volver a Dinamarca, Blixen comenzó a trabajar a pesar de su grave enfermedad, terminando los bosquejos africanos de Sombras en la hierba en 1960. A la última de sus obras publicada durante su vida, le fue concedida su quinta selección como Libro-del-Mes. Shadows explora los estereotipos y las etiquetas de los europeos y africanos, concluyendo que “los prejuicios revelan más sobre el perceptor de lo percibido”. Constaba de cuatro cuentos, “Shadows of the Grass” se centró en su sirvienta somalí Farah; “La fe es revelada”, trasmite la importancia del simbolismo; “El Gran Gesto”, habla de temas médicos en su comunidad; y “Echoes From the Hills”, en que evaluó su soledad después de dejar África y la vigilia incansable de su personal de África que se mantuvo en su antigua granja durante muchos años.

Según una investigación sobre su enfermedad, del profesor Kaare Weismann, jefe médico del hospital de Bispebjerg, lo que mató a la escritora no fue una fase avanzada de la sífilis, sino el envenenamiento progresivo debido a los tratamientos con mercurio que le aplicaron en África primero y Dinamarca después para frenar aquella enfermedad venérea.5​ Incapaz de comer, Blixen murió en 1962 en Rungstedlund, la finca de su familia, a la edad de 77 años, aparentemente de desnutrición. Otros atribuyen su pérdida de peso y muerte eventual a la anorexia nerviosa.

 

Isak Dinesen - Karen Blixen

 

 

¡Buena lectura!

Anuncios

La puerta de la luna – Ana María Matute

¡Hola a todos!

El siguiente libro que quiero mostraros de mi Biblioteca es La puerta de la luna de Ana María Matute.

 

Sinopsis

“El cuento es astuto. Se filtra en el vino, en las lenguas de las viejas, en las historias de los santos. Se vuelve melodía torpe, en la garganta de un caminante que bebe en la taberna y toca la bandurria. Se esconde en las calumnias, en los cruces de los caminos, en los cementerios, en la oscuridad de los parajes. El cuento se va, pero deja sus huellas. Y aun las arrastra por el camino, como van ladrando los perros tras los carros, carretera adelante. El cuento llega y se marcha por la noche, llevándose debajo de las alas la rara zozobra de los niños. A escondidas, pegándose al frío y a las cunetas, va huyendo. A veces pícaro, o inocente, o cruel. O alegre, o triste. Siempre, robando una nostalgia, con su viejo corazón de vagabundo.”

La narrativa breve completa de Ana María Matute, con títulos tan emblemáticos como Algunos muchachos o Historias de la Artámila.

 

La puerta de la luna - Ana María Matute

 

Autora

Ana María Matute Ausejo (Barcelona, España, 26 de julio de 1925 – Barcelona, 25 de junio de 2014)​ fue una novelista española miembro de la Real Academia Española (donde ocupó el asiento «K») que en 2010 obtuvo el Premio Cervantes. Matute fue una de las voces más personales de la literatura española del siglo XX y es considerada por muchos como una de las mejores novelistas de la posguerra española.

Ana María Matute fue la segunda hija de cuatro descendientes de una familia de la pequeña burguesía catalana, conservadora y religiosa. Su padre, Facundo Matute Torres, era un catalán propietario de la fábrica de paraguas Matute S.A.,​ y su madre fue María Ausejo Matute. Durante su niñez, Matute vivió un tiempo considerable en Madrid, pero pocas de sus historias hablan sobre sus experiencias vividas en la capital de España.

Cuando Ana María Matute tenía cuatro años cayó gravemente enferma. Por dicha razón, su familia la lleva a vivir con sus abuelos en Mansilla de la Sierra, un pueblo pequeño de sierra de La Rioja. Matute dice que la gente de aquel pueblo la influenció profundamente. Dicha influencia puede ser vista en la obra antológica Historias de la Artámila (1961), la cual trata de gente que Matute conoció en Mansilla.

Ana María Matute tenía once años cuando comenzó la Guerra Civil Española de 1936. La violencia, el odio, la muerte, la miseria, la angustia y la extrema pobreza que siguieron a la guerra marcaron hondamente a su persona y a su narrativa. La de Matute es la infancia robada por el trauma de la guerra y las consecuencias psicológicas del conflicto y la posguerra en la mentalidad de una niña, y una juventud marcada por la Guerra, se reflejan en sus primeras obras literarias centradas en “los niños asombrados” que veían y, muy a pesar suyo, tenían que entender los sinsentidos que les rodeaban. Características neorrealistas pueden ser observadas en obras como en Los Abel (1948), Fiesta al Noroeste (1953), Pequeño teatro (1954), Los hijos muertos (1958) o Los soldados lloran de noche (1964). En todas estas obras —que se inician con gran lirismo y poco a poco se sumergen en un realismo exacerbado—, la mirada protagonista infantil o adolescente es lo más sobresaliente y marca un distanciamiento afectivo entre realidad y sentimiento o entendimiento.

Mientras vivió en Madrid asistió a un colegio religioso. Escribe su primera novela, Pequeño teatro, a los 17 años, aunque no fue publicada hasta 11 años más tarde. En 1949, su obra Luciérnagas queda semifinalista del Premio Nadal; sin embargo, la censura impide la publicación.

En el 17 de noviembre de 1952, Matute se casa con el escritor Ramón Eugenio de Goicoechea. En 1954 nace su único hijo, Juan Pablo, al que le dedicó gran parte de sus obras infantiles. Se separa de su esposo en el año 1963. Como resultado de las leyes españolas, Matute no tenía derecho a ver a su hijo después de la separación, ya que su esposo obtuvo la tutela del niño, y esto le provocó problemas emocionales.

Encontró el amor años después, al lado del empresario francés Julio Brocard, con el que compartió la pasión de viajar. Brocard murió en 1990, el 26 de julio, día del cumpleaños de Matute. Ella sufría ya depresión, y la pérdida de su gran amor la sumió más en ella.

En 1976 fue propuesta para el Premio Nobel de Literatura. Después de varios años de gran silencio narrativo, en 1984 obtuvo el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil con la obra Sólo un pie descalzo. En 1996 publica Olvidado Rey Gudú y ese mismo año es elegida académica de la Real Academia Española donde ocupaba el asiento “K”, convirtiéndose en la tercera mujer en formar parte de esta institución. Leyó su discurso de ingreso en 1998.

Matute era también miembro honorario de la Sociedad Hispánica de América. Existe un premio literario que lleva su nombre y sus libros han sido traducidos a 23 idiomas. En 2007 recibió el Premio Nacional de las Letras Españolas al conjunto de su labor literaria. Asimismo, en noviembre de 2010 se le concedió el Premio Cervantes, el más prestigioso de la lengua castellana, que se le entregó en Alcalá de Henares el 27 de abril de 2011.

El 12 de marzo de 2009, la escritora depositó en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes la primera edición del libro Olvidado Rey Gudú.​

En el año 2012 fue parte del jurado del Premio Miguel de Cervantes.

Matute era profesora de la universidad y viajaba a muchas ciudades para dar conferencias, especialmente a los Estados Unidos. En sus discursos hablaba sobre los beneficios de los cambios emocionales, los cambios constantes del ser humano y cómo la inocencia nunca se pierde completamente. Ella decía que, aunque su cuerpo fuese viejo, su corazón todavía era joven.

Falleció en la madrugada del 25 de junio de 2014 tras varios días con problemas cardiorespiratorios.

 

Ana María Matute

 

 

¡Buena lectura!

Un cúmulo de circunstancias – Varios autores

¡Hola a todos!

El siguiente libro que quiero mostraros de mi Biblioteca es Un cúmulo de circunstancias escrito por varios autores.

 

Sinopsis

“Entusiasmada como estaba, dándole gracias a este espléndido cuerpo mío por haber atraído la mirada de un millonario, que me brindaría la oportunidad de hacer lo que más me gusta (nada) durante el resto de mi vida, tardé un tiempo en darme cuenta de que no me había casado con un hombre, sino con un sombrero que llevaba un hombre debajo”.

“Pasamanos, peldaños, losetas de mármol, moquetas, tenues luces de emergencia, detalles dorados, indicadores de piso, extintores, bonitos cuadros, ceniceros de pie metálico y bellas lámparas de lágrimas lloraban el esplendor perdido”.

“Se querían pero no se entendían. Y, poco tiempo después, se querían pero no se podían ni ver. Sus problemas de comunicación acababan haciendo que recibiesen mensajes distorsionados, y, así, un “te echo de menos”, se convertía, a oídos del otro, en un “te echo de menos pero no tanto como tú a mí” y un “lo siento”, en un “lo siento pero lo volveré a hacer”.

 
Un círculo de circunstancias - Varios autores





Autor

Este libro es una recopilación de relatos cortos escritos por diversos autores, por ello no hay ni imagen ni biografía.

 

 

 

¡Buena lectura!